Muebles de oficina con acabados de madera en melamina

A pesar de que nos encanta la madera natural, no siempre es lo más práctico y funcional para los muebles de oficina, que requieren materiales más ligeros y resistentes al uso intensivo. La melamina, cumple con estos requisitos y, además, tiene precios muy asequibles, acabados cada día más perfeccionados y métodos de producción que apuestan por la sostenibilidad. Mesas, librerías y armarios son las piezas de mobiliario de oficina que utilizan melamina para tapas, baldas y laterales.

Nuestras melaminas

La melamina es una capa de plástico o polímero sintético con una impresión digital que emula cualquier tipo de material, en especial la madera, y que sirve para recubrir tableros de DM, MDF y otros aglomerados de madera.

En Limobel Inwo utilizamos melaminas especiales para los tableros de nuestras mesas y muebles. Tienen una serie de ventajas:
– La mayoría de nuestros modelos llevan tapas de melamina bilaminada  canteadas de PVC de 2 mm de espesor. 
– Utilizamos melaminas impermeables e inalterables a la luz del sol.
– Son resistentes al uso diario, los golpes y los arañazos.
– Su mantenimiento es muy sencillo y son fáciles de limpiar.

Melaminas claras

Melaminas oscuras

8 tipos de acabados Limobel Inwo

Dependiendo del modelo de tablero o muebles, en Limobel Inwo ofrecemos hasta 8 tipos de melaminas con acabados de madera, además de los colores lisos. Son melaminas de altísima calidad y consistencia, que ofrecen un acabado a la vista muy fidedigno. Es muy importante elegir bien el tipo de acabado, ya que mezclar diferentes tonos de maderas en un solo espacio puede arruinar el resultado final del diseño de la oficina.

Mesa de Oficina Serie Force - Mesa de reunión Portico - Limobel Inwo

Acabados claros

Las maderas y acabados claros ocupan en la actualidad un puesto privilegiado, gracias a las nuevas corrientes estéticas de estilos como el nórdico, el japandi o el rústico natural, que las han convertido en materia prima por excelencia. La madera clara, además, combina fácilmente con otros materiales, colores, texturas y tejidos. Es absolutamente “ponible”. Su perfecto emparejamiento con el color blanco ha sido la clave de su éxito en la última década.
Dos ejemplos de las mesas de reunión Force (Climber y Pórtico) con dos acabados distintos.
-Imagen superior: el acabado roble ofrece un aspecto más amarillento y nórdico, y es perfecta para combinar con estructuras blancas.
-Imagen inferior: el acabado arce (imagen inferior) tiende a ser más claro y ofrece unas composiciones muy cálidas. Puede combinarse con estructuras grises y oscuras, así como con colores potentes.

Tonalidades intermedias

Los acabados en roble HM y haya cuentan con un punto más de color que los acabados en roble y arce. Su tonalidad tostada hace que la mesa adquiera cierta importancia, sobre todo con el roble HM. La colección de armarios NHB están fabricados en tablero bilaminado de 19 mm para costados, pisos y puertas, con sobre y estantes de 25 mm para fortalecer su estructura.

El haya (imagen inferior) es una madera muy clara, tirando a amarilla, aunque tras pasar por un proceso de vaporizado que mejora su comportamiento, se estabiliza frente a cambios de temperaturas y humedad, y adquiere un color más rojizo o anaranjado. Se adapta a cualquier tipo de espacio y decoración. En líneas generales las maderas intermedias casan muy mal entre sí, porque son tonalidades que se “matan” al ir juntas.

Melaminas oscuras caviar

Mesa de Oficina Hydra Multipuestos - Clásica y atemporal - Limobel Inwo

Melaminas de maderas oscuras

Los acabados oscuros, como el nogal y el caviar, son elegantes y sofisticados, pero no se recomienda el exceso de piezas con estas tonalidades, ya que pueden oscurecer y empequeñecer los espacios. Lo ideal es colocar uno o dos elementos en lugares estratégicos, para darles protagonismo, y que vayan siempre acompañadas de estructuras metálicas blancas o con gris claro, a lo sumo. Prácticamente no maridan bien con ningún otro color, como sí lo hacen las maderas claras, que pueden combinarse con colores fuertes, como rojos, azules o verdes. 

No obstante, la regla de oro ya sabéis cuál es: nunca mezclar diferentes tipo de acabados en madera y siempre combinarlas con colores claros, que potencia la belleza de su propia tonalidad.

INSPIRING MAGAZINE