Distribución de los espacios de oficinas: áreas de trabajo (1ª parte)

En el nuevo diseño de oficinas, la configuración se ha ido transformando sumando, a los espacios tradicionales, otros sorprendentes y revolucionarios, que dan respuesta a las nuevas fórmulas laborales.  Por ello, antes de empezar es preciso hacerse una pregunta: ¿Qué zonas o áreas deben contemplar un proyecto de oficinas? Aunque depende, claro está, del espacio disponible y del tipo de trabajo que se desarrolle, se puede establecer una tipología de espacios según su funcionalidad, uso o necesidad. A continuación, hacemos una relación de los tipos de espacios que se deben de contemplar a la hora de proyectar y distribuir una oficina. Dada la nueva configuración de los espacios laborales, podemos establecer tres amplios grupos de espacios:

1. Espacios de trabajo: son aquellos destinados a desarrollar cualquier tipo de actividad laboral, ya sea de forma individual o colectiva: áreas de trabajo con multipuestos, despachos, multiáreas, cabinas y salas de concentración, salas de reunión, salas de juntas, auditorios, salas de formación, bibliotecas y salas creativas. Son los que trataremos en este post y en el de la semana siguiente.

2. Espacios sociales y lúdicos: son aquellos donde se desarrollan actividades no laborales, pero imprescindibles para que la comunidad de trabajadores cuente con zonas de esparcimiento, descanso y convivencia; restaurante/bar, cocina con comedor, zonas lúdicas y recreativas, gimnasios y fitness, zonas de descanso y relajación y cuartos de baño. Hablaremos de ellos en el post de la siguiente semana.

3. Espacios de servicios, como recepción y área de espera, cuartos de baño, guarderías, taquillas o zonas de bicicletas, que ofrecen diferentes servicios a los trabajadores, desde servicios básicos e imprescindibles, como los cuartos de baños, a otro alternativos, como las guarderías. Con este post, cerraremos nuestro recorrido por la distribución de los espacios de oficina.

Áreas de trabajo con multipuestos

Las áreas de trabajo cuentan con tres elementos básicos: mesa, sillas y mueble auxiliar de almacenaje. Como comentamos hace unas semanas, la distribución moderna tiende a la creación de multipuestos para maximizar los metros y crear distribuciones moldeables y adaptadas a la planta de cada espacio. Opcionalmente, los puestos pueden completarse con elementos divisorios que ofrezcan privacidad a cada puesto. También pueden contar con lámparas individuales, aunque si se cuenta con una buena iluminación general será innecesario. En las zonas de trabajo abiertas es imprescindible una buena organización de los dispositivos electrónicos y cableado. De ahí que los multipuestos de Limobel Inwo incorporen multitud de elementos de electrificación para mantener a raya el cableado, como los de la imagen, con mesas Nature y sillas Andy.

Despachos cerrados de oficinas

despachos abriertos

Despachos directivos, abiertos y cerrados

A pesar de que la tendencia actual es la creación de áreas de trabajo abiertas y comunitarias, los puestos directivos intermedios y altos tienen ciertos requerimientos para las cuales necesitan un espacio privado y cerrado. Las dimensiones dependen generalmente de la importancia del cargo o del tamaño de la planta. Frente a la mesa es conveniente disponer de, al menos, dos asientos confidentes para visitas, que se puede completar con una zona de estar con cómodos sofás y mesas bajas para crear un ambiente más acogedor y cercano. Independientemente de amueblamiento interior, hay dos fórmulas básicas de plantear un despacho directivo: a la vista o cerrado, como se puede ver en estas dos imágenes. Ello dependerá, claro está, del tipo de empresa. Por ejemplo, en las redacciones de periódicos o revistas suelen ser a la vista, para controlar la actividad de la redacción; en tanto en las empresas de carácter financiero, los despachos suelen ser espacios privados y cerrados, dada la naturaleza confidencial de las conversaciones o reuniones que en ellos se desarrollan.

Multiarea de trabajo

Multiáreas de trabajo

Sin duda, se trata de uno de los conceptos más modernos que se han incorporado recientemente a los espacios laborales. Son zonas donde se pueden desarrollar diferentes tareas de forma esporádica. No son puestos de trabajo fijos sino rotativos, dependiendo de la necesidad de cada momento. En estas zonas se pueden disponer desde pequeñas áreas de estar, con sillones, sofás y mesas bajas, hasta bancos corridos, con mesas, taburetes, etc. También puede haber áreas de aislamiento incorporadas. Aunque a veces pueden tener aspecto de bar o restaurante, no se deben utilizar para tales efectos, ya que no son zonas sociales ni de recreo, y no conviene confundir el destino para el cual fueron pensadas, ya sea para trabajar en grupo, reunirse con clientes o desarrollar un trabajo individual. 

Sala de reunión con mesa Round de Limobel Inwo

Salas de reunión

Un espacio fundamental para realizar pequeñas reuniones en grupos de 2 a 6 personas son las salas de reunión con uso itinerante. Esto quiere decir que no están asignadas a ninguna actividad específica y suelen funcionar por reserva horaria. Son salas sencillas, con poco pero bien elegido mobiliario, como el de la fotografía, con una mesa Nature Round y sillas de la serie Lira. Estas salas han de estar cerradas, ya sea con tabiques y puerta o paramentos de cristal, para ofrecer el entorno privado y alejado del ruido del resto de los espacios laborales. En las oficinas modernas suele haber más de una sala destinada a este fin para recibir visitas, clientes o realizar reuniones internas.

Sala de juntas oficina en Barcelona

Salas de juntas

A diferencia de las salitas de reunión, las salas de juntas están revestidas de cierta solemnidad y uso restringido para puestos directivos, juntas o reuniones de cierta envergadura. Este concepto de espacio, un tanto piramidal, va perdiendo puestos en pos de otras salas más transversales que puedan ser utilizadas por toda la compañía para diferentes usos. Sin embargo, no cabe duda de que las salas de juntas seguirán existiendo en cierto tipo de empresas. Su amueblamiento tampoco es muy complejo, aunque su estética sí requiere de gran cuidado. Una mesa recia y de buena factura con capacidad para 10-20 usuarios, como el modelo HEOS Reunión de Limobel Inwo de la foto, acompañado por butacas o sillas cómodas son los muebles imprescindibles. Desde luego, será importante disponer de un sistema de audiovisuales para proyección y videoconferencias, hoy en día vitales en los sistemas de trabajo moderno.

¡No te pierdas la 2º parte de Distribución de los espacios de oficinas: áreas de trabajo!

Fotos: Limoel Inwo y OfficeSnapShots

INSPIRING MAGAZINE