Ventajas de instalar tabiques de vidrio en las oficinas

La introducción del vidrio en el interior de los entornos laborales ha venido de la mano del desarrollo de los edificios modernos con fachadas de vidrio. Fueron los primeros invernaderos acristalados, con estructuras de hierro de fundición (también llamados “palacios de cristal”), a principios del XIX, los que dieron el pistoletazo de salida para que el vidrio dejara de ser un elemento ornamental y supletorio, para convertirse en un material de primer orden, como el ladrillo y  la piedra. Con el nacimiento del Movimiento Moderno y la docencia de la Escuela Bauhaus, ya en el s.XX, el vidrio fue elemento primordial en las creaciones de Mies van der Rohe, Le Corbusier, Gropius, Van de Velde y tantos más que propagaron los criterios de iluminación, relación visual de interior y exterior, ventilación y espacio libre, en los que el vidrio tenía papel preponderante.

Tabiques de cristal en oficinas

Edificios de “fachada ligera”

Precisamente fue Mies van der Rohe quien, instalado en Estados Unidos tras la II Guerra Mundial, inició su personal revolución arquitectónica. Mies cambió radicalmente el concepto de cerramiento exterior de edificios de altura retomando su teórico rascacielos de acero y vidrio concebido en los años veinte y que nunca se construyó. La ocasión la encontró en los Apartamentos Lake Drive (Chicago) y fundamentalmente en el Edificio Seagram (Nueva York).

Había nacido el concepto de “fachada ligera” que, a lo largo de las siguiente décadas hasta hoy, ha ido sustituyendo los cerramientos opacos. Pero el objetivo no solo era dar un aspecto exterior ligero y moderno a los edificios. La mayor cualidad de las fachadas de vidrio es que permite dotar al interior de luz y perspectiva visual, y de ahí surgió la necesidad de sustituir los muros interiores también por tabiques de cristal. No tenía sentido crear un edificio con piel transparente si el interior se tabicaba con elementos sólidos y opacos.

Tabiques de cristal

Características del vidrio

El vidrio aporta luminosidad, aislamiento térmico y acústico, y tiene una gran resistencia al impacto y al cambio climático. Los avances tecnológicos han hecho del vidrio un elemento con múltiples diseños, colores, texturas y formatos. Además de que tiene una excelente resistencia a los cambios térmicos, es fácilmente combinable con cualquier otro material de construcción. Los nuevos métodos de fabricación y los precios del mercado, hacen del vidrio un material duradero, relativamente barato y de bajo costo de mantenimiento. Otra razón por la que el vidrio es tan popular es por su ductibilidad, ya que se pueden crear paneles pulidos, curvos, reflectantes o de colores, lo que enriquece enormemente las posibilidades de efectos visuales en elementos arquitectónicos de vidrio. Existen varios tipos de vidrios (templado, insulado, laminados, etc.), todos ellos, con propiedades térmicas y acústicas aptas para el diseño de espacios interiores.

Tabiques de vidrio en las oficinas

Transparencia versus privacidad

Hoy en día, pocos proyectos de oficinas se resisten a utilizar tabiques de vidrio en su interior. No solo por sus propiedades y beneficios lumínicos, términos y acústicos. Existe un componente añadido a este éxito extraordinario: la transparencia como filosofía de empresa. El extendido concepto de open space del que se nutren las empresas modernas aboga por espacios abiertos y comunicados visualmente. Muy lejos han quedado las oficinas con despachos estancos, donde parecía que se tramaban grandes asuntos conspirativos. El concepto de “transparencia” apela a la honestidad en el trabajo, donde no hay nada que ocultar, lo que no significa que no se necesiten espacios con cierta privacidad pero a la vista de todos. Ambas cualidades/necesidades las aporta el tabique de vidrio.

Tabiques de cristal

APLICACIONES DE LOS TABIQUES DE CRISTAL

Áreas de concentración y cabinas

Hace unas semanas analizamos los nuevos espacios de trabajo, y entre ellos, encontramos uno especialmente novedoso: las cabinas. Estos pequeños cubículos se utilizan para hacer llamadas, pequeñas reuniones o simplemente trabajos aislados que requieran concentración. Prácticamente en el 100% de los casos estas cabinas están acristaladas, al menos en la parte frontal. Es de suponer que una cabina cerrada sin vidrio puede producir en el usuario una sensación de claustrofobia importante. Estas cabinas suelen ubicarse cerca de las áreas sociales, en zonas de paso o centrales, y casi nunca en las privilegiadas zonas con vistas al exterior, destinadas a despachos o salas de reunión.

Tabiques de vidrio en oficinas

Oficinas y salas de reunión

En la planificación de una oficina, es frecuente que se destine la zona central a multipuestos de trabajo o zona social, reservando las esquinas y laterales de la planta a los despachos o salas de reuniones. Lo más adecuado es que estos espacios se cierren con tabiques de cristal, para no oscurecer la zona central de la planta y que penetre la luz hacia el interior. Además, si se disfruta de buenas vistas de exterior, es una forma ”democrática” para que todos los trabajadores puedan gozar de ellas desde cualquier punto de la oficina, y no solo los afortunados que cuentan con despacho. 

tabiques de cristal

Profundidad visual

Los tabiques de vidrio pueden ocupar grandes superficies, según el efecto que se desee, y llegar a sustituir por completo una pared de varios metros, para adquirir máximo protagonismo, luminosidad y transparencia. El efecto “pantalla” se consigue enmarcando el cristal con perfiles negros y eliminando cualquier recurso gráfico sobre el cristal, como se aprecia en la foto superior, una sala de reuniones de la sede de Crunchyroll en San Francisco. Al ser un espacio sin ventanas, se ha reproducido un paisaje de bosque en la pared del fondo, por medio de una fotografía de gran formato retroiluminada. De esta manera, gracias al tabique de vidrio y la fotografía de fondo se consigue una gran profundidad visual que amplía e ilumina considerablemente esta planta del edificio.

Paredes de vidrio en interior de oficinas

Paredes de vidrio curvado

No cabe duda de que los tabiques curvos de vidrio ofrecen un aspecto aerodinámico y moderno al diseño de oficinas. Desde luego, la curvatura de tabiques debe responder al concepto global del proyecto, es decir, debe estar en consonancia con el diseño general. Este es el caso de estas oficinas de la empresa Confidential Client, en Dubai, inspiradas en las ondulantes dunas de arena del desierto, que se reproducen en las formas orgánicas de los paramentos verticales, el suelo y el techo. Todos los elementos evocan las texturas, las formas, los colores, las ondulaciones y las suaves geometrías curvilíneas de las dunas para recrear su forma abstracta en el diseño.

tabiques de vidrio en oficinas

Tabiques de vidrio decorados

Si bien la tendencia en los proyectos de interiorismo de oficina es dejar la tabiquería de cristal liso, algunas empresas prefieren que se dote de cierta privacidad a estos espacios con efectos difusores, imprimaciones opacas, dibujos, vinilos o composiciones artísticas. Aunque hay cientos de formas de decorar un cristal, aquí os mostramos cuatro maneras muy efectivas.

Arriba: para ganar privacidad en estas salas de reunión, se creó una ancha cenefa esmerilada, que se consigue puliendo el vidrio con esmeril u otras sustancias ácidas que opacan el vidrio, pero dejando pasar la luz.

Otra solución con vidrio esmerilado o tratado al ácido lo aporta esta zona de reuniones de trabajo, en la que se colocó una hoja completa de vidrio opaco que ocupa la mitad del hueco, dejando el resto libre. De esta manera, la sensación es de cierta privacidad, pero sin llegar a cerrar el espacio.

Nos encanta esta original idea para dotar de privacidad un espacio de forma parcial. En lugar de hacer una cenefa esmerilada, se ha creado un efecto humo, como de pintura de spray, aplicado a media altura.

¿Y por qué no aprovechar los tabiques de vidrio para hacer una composición artística y colorida? Así se hizo en diferentes zonas de esta oficina, con esta composición geométrica de colores, que nos recuerdan a la obra de Mondrian. Los tabiques de vidrio son lienzos en blanco que permiten cientos de intervenciones. Pero si no se quieren intervenir, no pasa absolutamente nada. Siempre habrá un paisaje más allá del cristal.

Fotos:  OfficeSnapShot

INSPIRING MAGAZINE