Distribución de los espacios de oficinas: áreas de trabajo (2ª parte)

La semana pasada hicimos un repaso por los espacios de oficina cualquier tipo de actividad laboral: multipuestos, despachos, multiáreas, salas de reunión y salas de juntas. Esta semana es el turno de otros espacios, que no siempre se tienen en consideración, pero que son sumamente importantes para el buen desempeño laboral: auditorios, salas de formación, cabinas de concentración, bibliotecas y salas creativas. Son los que trataremos en este post.

Auditorios de oficinas modernas

Auditorios

Los auditorios y salas de conferencias son espacios cada vez más frecuentes y necesarios en el desempeño de las funciones laborales. El trabajo en equipo, la necesidad de compartir ideas y el concepto de “comunidad creativa” se ha instalado en las nuevas fórmulas de trabajo. De ahí que estas salas sean imprescindibles como espacios comunicativos e interactivos, de aprendizaje y de formación. En algunos casos se puede utilizar como aulas de formación, pero su tipología no es la más adecuada por sus amplias dimensiones. Como es de suponer, las necesidades técnicas de estos espacios son importantes: insonorización y acústica adecuadas, sistema lumínico que oscurezca e ilumine la sala, aparatos audiovisuales con control automático y sistemas de proyección, climatización, etc.

Aulas de formaciónMesas NIX, de 80 x 200 cm, de Limobel Inwo, en una oficina en Barcelona. 

Aulas de formación

Muchas empresas requieren aulas para dar formación a sus empleados, ya sea instrucción, idiomas, herramientas de desarrollo o cualquier otro tipo de entrenamiento vital para el desempeño de sus funciones.  Es conveniente que estos espacios tengan una buena acústica, climatización e iluminación natural, con posibilidad de oscurecer la sala. Los elementos audiovisuales también son de vital importancia en estas aulas, que no deben ser excesivas en tamaño, ya albergará a grupos pequeños de unas 20-30 personas. Al ser espacios de formación, es importante que el mobiliario sea flexible y movible: mesas con ruedas que se puedan juntar o separar según la actividad, sillas apilables y ligeras, y algún mueble auxiliar para el almacenamiento de material didáctico.

Áreas de concentración en oficinasSalas de concentración y cabinas

Otro concepto ultramoderno, útil y novedoso son las cabinas o salas de concentración. En origen, están pensadas para mantener conversaciones telefónicas sin molestar a los compañeros o para tener mayor privacidad, de ahí que sean espacios estancos realizados con materiales fonoabsorbentes. También se utilizan como salitas unipersonales para aquellos trabajadores que necesitan extrema concentración para realizar sus tareas, o que les gusta trabajar con música ambiente. Una de las ventajas de estos cubículos es que se pueden instalar dentro de cualquier otro espacio, incluso, dentro de zonas sociales muy transcurridas. Y además, se pueden colocar cuantas salas se necesiten: una, dos, tres… dependiendo del tipo de trabajo que se desarrolle en la empresa. Esta es una de las ideas más innovadoras que se han introducido en el moderno diseño de oficinas.

Áreas creativas en oficinas

Áreas creativas

Las compañías que desarrollan actividades creativas, como agencias de comunicación, marketing, tecnología, diseño, arquitectura o publicidad, suelen dejar espacios destinados al intercambio de ideas o “brainstorming”. No son salas de reuniones, que obligan a adoptar una posición más estática. Al contrario, son espacios libres e informales, donde pueden escribir en pizarras, sentarse, tumbarse o estar de pie sin prejuicio alguno. Se ha constatado que la libertad corporal favorece este tipo de creatividad y que el ser humano necesita moverse mientras elucubra ideas. De ahí que estos espacios sean tan creativos y desenfadados como sus usuarios.

Biblioteca en oficinas

Bibliotecas

No todos los centros de trabajo requieren de biblioteca, pero en muchas empresas son indispensables, a pesar del avance digital que está suplantando al papel. Por ejemplo, en bufetes y oficinas de abogados, en grandes editoriales, en estudios de arquitectura y diseño, en oficinas administrativas o museos son habituales, ya que son disciplinas que suelen hacer numerosas consultas bibliográficas. La ubicación depende del espacio disponible, pero deben estar en zonas tranquilas y alejadas del trajín diario de una oficina. Por supuesto, es indispensable una mesa o superficie para posar los ejemplares mientras se consulta, acompañada de sillas.

La próxima semana os hablaremos de los espacios sociales y lúdicos, tan importantes como los espacios de trabajo: restaurante/bar, cocina con comedor, zonas lúdicas y recreativas, gimnasios y fitness y zonas de descanso y relajación.

Fotos: Limoel Inwo y OfficeSnapShots

INSPIRING MAGAZINE