Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Tendencias 2023 en las oficinas modernas (2)

Las oficinas del futuro

Hace unas semanas repasamos la primera parte del informe The New Hábitat, elaborado por Ape Grupo. En esa primera entrega las tendencias apuntan hacia la creación de espacios flexibles, polivalentes y multigeneracionales, que den cabida a las necesidades de todos los grupos de edad. Ahora veremos dos tendencias más: espacios abiertos y espacios sensibles.

espacios abiertos

Trabajar en el exterior

Las nuevas oficinas se están rediseñando para incluir más opciones que promuevan que los trabajadores se alejen de sus escritorios y salgan al exterior. Esta tendencia ya empezó en el sector residencial, y como suele suceder, todo lo que se aplica a los entornos domésticos recala en los laborales.

Se estima que el mercado mundial de muebles de exterior crezca un 6 % hasta alcanzar los 29.300 millones de dólares en 2023. Según diseñadores, promotores y propietarios, la opción de trabajo en el exterior se sitúa como una tendencia emergente que podría cambiar el aspecto de los lugares de trabajo en los próximos años.

Oficinas en el exterior

Los espacios exteriores se rediseñan ahora para albergar las tareas que los empleados harían en el interior, por lo que deberán estar optimizados tanto para momentos de productividad como para otros de relajación. Los exteriores se convierten así en una extensión más de la oficina. Las zonas verdes supondrán un atractivo más para atraer a los empleados de vuelta a la oficina, ya que este tipo de espacios que conectan con la naturaleza no solo ofrecen un respiro de los encorsetados espacios interiores, sino que mejoran la salud mental y física de las personas que los habitan.

Por su parte, las terrazas y azoteas se transformarán, añadiendo infraestructuras que integren las nuevas tendencias y conceptos respecto al trabajo, como pérgolas y patios zonificados que integren tareas y reuniones de trabajo, ya sean formales o informales.

Oficinas con plantas

Oficinas en plena naturaleza

El home office y el trabajo híbrido han inspirado a las empresas a mover sus oficinas al exterior, hasta el punto de deslocalizarlas de las grandes ciudades y plantearlas en espacios inmersivos en plena naturaleza o zonas rurales más pausadas.

El concepto de zonificación de los espacios semiabiertos mediante el uso estratégico de los muebles y la decoración se traslada también al exterior, con zonas y funciones definidas que permitan reuniones semiprivadas y espacios de concentración.

Espacios de trabajo

Espacios de trabajo sensibles

La pandemia ha tenido un impacto duradero en la conciencia de los empleados sobre la salud y el bienestar en el lugar de trabajo. Cada vez es mayor la preocupación por la salud mental, que durante mucho tiempo estuvo relegada en el ámbito del trabajo.

Al pensar en la oficina del futuro, lo normal es imaginar un espacio en sintonía con las personas que la habitan. Un espacio de trabajo que sea capaz de controlar los niveles de azúcar en sangre y el ritmo cardíaco para detectar signos de hambre y agotamiento, o que oxigene y enfríe perfectamente el aire alrededor del escritorio para contrarrestar cualquier posibilidad de bajón vespertino.

Parece ciencia ficción, pero la realidad es que algunos espacios de trabajo ya cuentan con estas características. Para 2025, el lugar de trabajo será un entorno intuitivo y orientado al ser humano, impulsado por sistemas inteligentes de IA que optimicen el rendimiento de los trabajadores, agudicen su concentración y satisfagan sus demandas, haciéndoles sentir más sanos, cuidados y con más energía al final de la jornada laboral que al principio.

Oficinas flexiblesOficinas flexibles

Mobiliario inteligente

Ya están en marcha proyectos de oficina con sistemas que calculan la frecuencia y variabilidad cardiacas cuando se coloca el dedo en un sensor de flujo de volumen sanguíneo. También se han diseñado escritorios que controlan la cantidad de tiempo que se pasa sentado y avisa al usuario de cuándo es el momento de levantarse y estirar las piernas.

También se puede activar una alarma de monóxido de carbono que informa a los usuarios de la calidad del aire en la habitación y de cuándo es el momento de dejar entrar un poco de aire fresco. Ya están operativas oficinas que utilizan sensores de bioseñales incorporados que registran el ritmo cardíaco y las expresiones faciales para regular de forma autónoma la iluminación, la proyección y el sonido en función de las actividades y la fisiología del usuario.

Oficina Burbuja

Oficinas personalizadas

Mientras que antes las oficinas eran lugares pasivos y hostiles que obligaban a los trabajadores a adaptarse para encajar en ellas, el espacio laboral del mañana funcionará al revés. Se adaptará a las necesidades de sus ocupantes y se diseñará y construirá para incorporar miles de sensores que interactúen con los dispositivos portátiles y los teléfonos inteligentes de los trabajadores. El resultado serán espacios totalmente personalizados, que formen burbujas con todas las variables personalizadas alrededor de cada trabajador.

En el futuro, las personas serán cada vez más conscientes de hasta qué punto su espacio de trabajo puede afectar a su forma de pensar, sentir y comportarse, con un efecto directo hacia lo bien o mal que trabajen.

Informe The New Habitat, impulsado por Ape Grupo y realizado con la consultora Futurea, y la colaboración de Casa Decor, el Consejo General de Colegios Oficiales de Decoradores y Diseñadores de Interior, el Colegio de Diseñadores de Interior de la Comunidad Valenciana, la Fundació del Disseny de la Comunidad Valenciana y Strabe.

Fotos: OfficesSnapShot

 

INSPIRING MAGAZINE