La importancia de los suelos de oficina

Los suelos en las oficinas son una de la problemáticas más importantes de resolver a la hora de plantear una reforma. De hecho, es conveniente que sea una de las primeras decisiones que se tomen antes de la ejecución de obra o el amueblamiento de la oficina. No solo afecta al resultado estético del proyecto de interiorismo, sino que tiene que ver, y mucho, con el bienestar con los trabajadores. Muchos materiales son conductores de electricidad estática, lo que causa molestas descargas y afecta a diferentes factores, como el sueño. Es por ello que es vital tener en cuenta las siguientes características:

Fácil limpieza: es importante que cualquier suelo de oficina sea higiénico, ya que estará expuesto a un gran número de personas.
Fácil mantenimiento: este es un tema de especial relevancia para la logística del mantenimiento y limpieza de la oficina. Hay que evitar suelos delicados que requieran horas de mano de obra o productos costosos.
Buena resistencia: esta característica hay que considerarla sobre todo en las oficinas donde haya una gran tránsito de personas.
Antideslizante: vital para evitar accidentes por caídas o resbalones. 
Aislamiento acústico: es importante que el suelo atenúe el molesto ruido de las pisadas, pues podría suponer un gran problema acústicos.
Antiestático: el pavimento elegido debe ser capaz de absorber en buena medida las tensiones electrostáticas de las instalaciones eléctricas.
Ecológico: Finalmente, es importante conocer la composición del material para que no contengan componentes volátiles tóxicos, que en grandes superficies, puede afectar la salud de los trabajadores.

Teniendo en cuenta estas características, hacemos un repaso de los materiales más utilizados en pavimentos de oficina.

suelos de oficina: moquetas

Moquetas para la oficina: ventajas e inconvenientes

Uno de los materiales más utilizados desde mitad de los años 50 han sido las moquetas, ya sea continuas o modulares. Debido a su composición acrílica, y su alta conductividad de electricidad estética, en los últimos años su fabricación ha dado un giro de 180 grados, al utilizar materias primas más orgánicas y sostenibles. En la actualidad, se prefieren las moquetas modulares, que no necesitan de una instalación con encolados permanentes. Su proceso de instalación es de “obra limpia”, por lo que se puede colocar en un día sin necesidad de parar la actividad laboral. No hace mucho se creía que las moquetas eran la causa de alegrías y asma; ahora, los nuevos modelos de fibras textiles que se utilizan mantienen a los alérgenos fuera del aire. Además, se ha demostrado que ciertos modelos mejoran las calidad del aire interior y actúan como atrapapolvo. Con solo una aspiradora de cepillo se puede extraer el 80% del polvo acumulado en la moqueta.

Otra de sus ventajas es el aislamiento término y acústico, ya que los pavimentos rígidos tienen un efecto “tambor” que hace que el suelo retumbe y suene a cada pisada. Esto no pasa con la moqueta, que además de ser antideslizante, absorbe el sonido de la pisada. Claro está que todos estos beneficios dependen del modelo y la firma que se elija, ya que no todas cumplen con estas características. 

Mesa de Oficina rectangular para reunión HEOS - Limobel Inwo

Suelos continuos y de microcemento

El microcemento, el cemento pulido y otros suelos continuos se han puesto muy de moda, sobre todo en oficinas de aire industrial y minimalista. No hay duda de la belleza de su aspecto y la sensación de amplitud que crean al no haber juntas que parcelen el pavimento. Además, al no tener juntas, es más difícil la infiltración de agua y otras impurezas, lo que da la sensación de estar siempre limpio y reluciente. Es un suelo muy decorativo, que permite crear composiciones a medida y personalizadas, y contar con una infinita gama de colores. Más ventajas: el microcemento se aplica directamente sobre cualquier superficie sin necesidad de hacer obras y, por tanto, no se generan escombros. Tiene una excelente adherencia, sirve tanto para interior como para exterior y no afecta a la carga estructural. Es impermeable y antideslizante, y cuenta con una excelente conductividad térmica, por lo que se puede instalar con éxito suelo radiante.

Ahora bien, no todo iba a ser ventajas, porque los pavimentos continuos tienen un punto débil: la mala aplicación. Es frecuente la aparición de fisuras, grietas, marcas y manchas, y eso se debe a fallos que se comenten durante la aplicación o al mal estado del soporte base del nuevo revestimiento. Causa de ello puede ser la aplicación del pavimento a bajas o altas temperaturas, ya que se debe aplicar entre 15º y 25º. Mezclar mal los pigmentos también puede ser causa de la aparición de manchas en la superficie. No todo los microcementos tienen la misma calidad. Por ello es importante contar con unos buenos instaladores, generalmente provistos por la marca, y elegir una firma que nos dé total garantía y tenga experiencia.

suelos de oficina: porcelánicos y sinterizados

La era de los porcelánicos y sinterizados

La gran novedad en los últimos años es la utilización de pavimentos porcelánicos y sinterizados en las oficinas. Muchos de ellos tienen aspecto pétreo (mármol, granito, pizarra, etc.), pero también hay excelentes imitaciones de madera y cemento. Los materiales sinterizados pueden adoptar, además, diferentes texturas para hacerlos más aptos al uso de entornos laborales. Muchos de ellos son antideslizantes, de fácil mantenimiento, limpieza y gran durabilidad. Además, sirven tanto para interior como para exterior. La mayoría viene en gran formato, aunque hay infinidad de posibilidades decorativas: lamas, cenefas, formatos de 10 x 10, etc., para crear composiciones geométricas de gran belleza. En comparación con otros pavimentos, los porcelánicos y sinterizados tienen innumerables ventajas, aunque, eso sí, requieren de obra. Además, si no se da con el material adecuado, el resultado puede ser frío y desangelado. La buena noticia es que hay tantos fabricantes y modelos de todos los precios que es difícil equivocarse.

suelos de oficina: madera y laminados

Suelos de madera y laminados

Aunque los pongamos dentro del mismo epígrafe, hay una gran diferencia entre la madera y los laminados. La tarima de madera natural debe reservarse para aquellas zonas nobles, oficinas directivas o entradas a lo sumo. Utilizarla como pavimento en toda la oficina puede llevarse una gran parte del presupuesto. No obstante, la belleza y calidez de este material noble son indudables, aunque hay que considerar que se trata de un material orgánico susceptible a los cambios de temperatura, humedades y otras alteraciones ambientales.

Los laminados de madera, mucho más económicos, son también una opción para las oficinas, aunque no siempre la más idónea. Generalmente se instala por zonas, y conviven con otros materiales. El laminado en áreas de mucho tránsito puede sufrir un desgaste prematuro, con las consecuentes marcas blanquecinas, muescas o abombamiento de las tablas. Además, si no está bien instalado, pronto saldrán a la luz los desperfectos más habituales. Por estas razones, la recomendación es destinar la madera y los laminados únicamente a zonas más reservadas sin mucho trasiego de personas.

La alfombra: el complemento perfecto

Son siempre un plus decorativo al que no debemos ni tenemos por qué renunciar. Las alfombras aportan calidez y realzan los espacios donde se encuentran. Son más un elemento decorativo que práctico, ya que requieren de un cuidado especial. Se pueden colocar en la entrada, zonas de reunión o despacho directivos, pero no son recomendables para espacios de trabajo muy transitados. También se utilizan para dar calidez a pavimentos fríos, como el cemento. No conviene elegir modelo de lana pura, ya que sueltan pelusa con las pisadas y se manchan fácilmente con el roce del zapato. Su limpieza también es más compleja y requiere de aparatos y productos de limpieza específicos. Hay modelos que funcionan muy bien porque incluyen un porcentaje de acrílico en su hilatura, que hace que la alfombra sea más resistente y no suelte pelo. Lo dicho, las alfombras sí, pero colocadas estratégicamente para enmarcar un espacio determinado.  

suelos de oficina: pavimentos mixtos

Jugar con pavimentos mixtos

Cada vez es más frecuente la utilización de varios pavimentos en el mismo entorno laboral. Hay que tener en cuenta que los suelos tienen una función señalizadora importante, ya que determinan cada zona y ayudan al visitante y trabajador a ubicarse y guiarse en amplias superficies. La imagen sobre estas líneas es un buen ejemplo de la utilización de tres tipos de pavimento (madera, suelo contiguo y moqueta) para delimitar las distintas zonas. Para cada uso se ha elegido un pavimento diferente, ya no solo para diferenciarlos sino dependiendo del tránsito y uso que tenga.

suelos de oficina

Esta otra imagen nos da una idea muy certera de lo importante que es elegir el revestimiento adecuado para cada zona y uso, y cómo pueden convivir distintos materiales sin problema. Al contrario, los cambios de suelo dan dinamismo y rompen la monotonía, creando una imagen más moderna y funcional del entorno laboral.

Fotos:  Office SnapShots.

 

 

 

 

INSPIRING MAGAZINE