EL NUEVO DISEÑO DE OFICINAS DEL SIGLO XXI

El diseño de oficinas está cambiando a gran velocidad. Las nuevas generaciones están accediendo al mercado laboral con nuevos retos profesionales y con enfoques mucho más abiertos y libres, que no priorizan la jerarquía y la forma de trabajo es más personalizada e informal.

Ya no son “oficinistas”, ahora son espíritus nómadas. Gracias a la era digital, es posible trabajar en todas partes y esta libertad es preferible frente a un espacio fijo. Aprecian los espacios de trabajo compartidos, flexibles, minimalistas y con disposición móvil. 

Los nuevos hábitos laborales se asemejan cada vez más a los de la vida cotidiana. De ahí la necesidad de crear espacios libres, confortables, de uso común, sin mesa asignada y con múltiples posibilidades para trabajar solo, en grupo, por parejas o en teleconferencia.

Diseño de oficinas confortable y con alma de hogar

Diseño de oficinas con alma de hogar

Las oficinas del siglo XXI son espacios vividos que transmiten espíritu de hogar. Un lugar de intercambio, donde la comodidad y la estética promueven la productividad de los trabajadores. De ahí que las empresas creen entornos de trabajo más acordes con la llegada de estas nuevas generaciones al mercado laboral. Una de las tendencias más acusadas es la de trasladar el universo doméstico al diseño de oficinas, a través de mobiliario, colores y materiales que resulten más familiares y cercanos. Esta es la nueva forma de fidelizar al trabajador para que se sienta en un lugar reconocible y placentero, alejado del viejo y sobrio concepto de oficina. Un lugar espontáneo y creativo, donde ocurran cosas, se creen sinergias y surjan nuevas ideas y proyectos. 

Phone boxes en los nuevos diseños de oficina
Mobiliario versátil

Los espacios de trabajo han cambiado y el mobiliario de oficina se adapta a los nuevos tiempos con diseños flexibles, que permitan la convivencia y, a la vez, el aislamiento cuando sea necesario: phone boxes, sofás, salas de relax, muebles-cafetería, mesas de juego son conceptos que empiezan a ser comunes en las nuevas oficinas. Desaparecen, por ejemplo, grandes y aparatosos archivadores, ya que en la actualidad el papel ha sido sustituido por el mundo digital y se almacena en la nube. Todo se está reinventando y el nuevo concepto de diseño de oficinas ofrece múltiples posibilidades, que en Limobel Inwo tenemos muy presente, analizando, experimentando y aplicando a nuestros productos.

La oficina como imagen de marca: sede de Google en Tel Aviv

La oficina como imagen de marca

Las empresas están utilizando el diseño de sus oficinas como un potente elemento de marketing para fortalecer su marca y transmitir sus valores. A través del interiorismo, lanzan un mensaje claro de modernidad, de vanguardia y de innovación. En estos espacios reciben a clientes, proveedores y periodistas con la misma naturalidad que se recibe en una casa.  Se ha descubierto que la cultura corporativa se transmite de forma directa a través del diseño de las oficinas, con un doble propósito: dar una imagen exterior de renovación, progreso y adaptación a los nuevos tiempos; y por otra,  crear sinergias entre sus empleados y clientes para estimular la creatividad y la innovación. Un diseño de oficinas rompedor que dio la vuelta al mundo  hace ya unos años fue la sede central de Google en Tel Aviv, un proyecto que planteó espacios muy diferentes y lúdicos para las distintas actividades de sus empleados (imagen superior. Ver el reportaje completo aquí).   

Nuevo diseño de oficinas con mesas para trabajar de pie

La movilidad en el nuevo diseño de oficinas

Los espacios de trabajo flexibles, nómadas e itinerantes permiten que el trabajador se mueva en diferentes áreas de la oficina según la tarea que esté realizando, de las visitas que reciba o, incluso, del estado de ánimo de trabajador. Por ejemplo, cada vez son más frecuentes los escritorios de pie, que permiten que un empleado trabaje sentado o de pie, para mantenerse siempre en movimiento y evitar así el sedentarismo laboral. El nuevo diseño de oficinas está pensado para obligar a los usuarios a moverse lo más posible entre las distintas áreas. Todo un cambio de paradigma en relación con las oficinas antiguas que precisamente buscaban acortar las distancias de recorrido para optimizar el trabajo. 

Diseño de oficinas y el impacto acústico

Eficiencia acústica

El open space es un concepto alemán nacido en la década de 1950 que tiene como objetivo crear espacios versátiles y abiertos, donde el mobiliario móvil pueda transformarse rápidamente y permita diversos usos. Las oficinas con espacios abiertos están muy extendidas en todo el mundo y funcionan muy bien, siempre y cuando se mida el impacto acústico del espacio. Los teléfonos y las conversaciones pueden ser insufribles si no se planifica un aislamiento acústico con materiales fonoabsorbentes,  mamparas o separadores. El ruido ambiental de los espacios abiertos es una de las principales causas de ausentismo laboral y de disminución de la productividad del equipo. El proyecto de diseño de oficinas debe prever zonas comunes y también salas aisladas para reunirse o hablar por teléfono. La comunicación entre ellas funciona como vasos sanguíneos creando áreas de relax o lúdicas. La buena distribución de los espacios es fundamental para la conseguir la acústica óptima es espacios laborales.

Sostenibilidad en el diseño de oficinas

Conciencia ambiental

La sostenibilidad no es una moda, es un estilo que vida que debe ser permear en todos los ámbitos de la vida cotidiana y laboral. En las oficinas de última generación los conceptos de marca, flexibilidad, movilidad o acústica no son importantes si no están bajo el paraguas de la sostenibilidad. Ésta se puede abarcar desde muchos puntos de acción: utilización de materias primas orgánicas, recicladas y reciclables para el mobiliario, revestimientos y textiles; eficiencia y ahorro energético en todos los elementos lumínicos y climáticos; buena gestión de residuos generados por la empresa para su reciclaje o reutilización… Se puede aplicar un principio de sostenibilidad en todos los procesos y productos en cualquier etapa, desde la extracción, producción o transporte, hasta el fin de su vida útil. Todo ello debe ser una responsabilidad compartida, primero, de la empresas ejerciendo una  buena praxis medioambiental; y después, de los trabajadores, cuya responsabilidad es conseguir y mantener las metas de sostenibilidad fijadas por la empresa.

LA OFICINA HA MUERTO. ¡LARGA VIDA A LA OFICINA!

 

Fotos vía Unplash: Damian Zaleski, Cowomen, Austin Distel, Google y Andrea Davis

 

INSPIRING MAGAZINE