Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Asientos y sofás curvos en oficinas de diseño

La curva está de moda

Desde hace unos años asistimos a una tendencia que apareció precisamente en sofás, asientos y mesas, y que finalmente se ha impuesto en todo el interiorismo: techos con forma de bóveda, arcos, hornacinas, óvalos, lámparas redondas o cantos romos… El efecto “round” es una de las tendencias más pujantes en el panorama del diseño actual. Las oficinas modernas, fiel reflejo de estas tendencias estéticas, no podían dejar pasar la oportunidad de suavizar sus líneas, muchas veces sobrias y rígidas, con muebles que transmitieran más amabilidad en su aspecto. Esto es lo que se consigue con el mobiliario curvo, casi siempre destinado a zonas sociales o de reuniones informales.

Sofás curvos en oficinas

Por qué nos gustan las curvas

Pero ¿Cuál es la verdadera connotación de las curvas en el interiorismo? Muchos diseñadores, arquitectos e interioristas apuntan a un recuerdo atávico del ser humano. Las primeras construcciones del hombre fueron curvas, desde las cuevas, pasando por las viviendas nómadas y primeros asentamientos (tipis, yartas, jaimas, iglús, chozas, palenques…). Las formas redondeadas, además, nos llevan de manera subconsciente al vientre materno, al nido, a ese espacio curvo y recogido donde nos sentimos protegidos.

De hecho, los diseños lineales y en ángulo fueron posteriores, cuando el hombre aprendió a trabajar otros materiales, como la piedra o la madera que se colocaban en ángulos rectos. Según los expertos, los espacios curvos maximizan mejor cada centímetro cuadrado, en contra de lo que se cree normalmente. Lo que sucede es que el diseño moderno ha estandarizado las medidas para su producción industrial y las líneas rectas siempre son más fáciles de fabricar, empaquetar y colocar. De ahí que en la actualidad una casa curva resulte sumamente complicada para amueblar, ya que se debe hacer a la medida. En cualquier caso, las formas curvas ganan terreno y conviven, cada vez con mayor soltura, en los espacios funcionalistas modernos.

Sofa Curve Limobel InwoSofá modular Curve, de Limobel Inwo, que se puede configurar en gran variedad de formas, para adaptarse a los metros disponible.

Sofás y asientos curvos en oficinas

Evolución de una tendencia

Este afán de suavizar las líneas rectas se hizo patente primero en los asientos, al ser la pieza más moldeable y fácil de “curvatizar”. En realidad, sofás y asientos redondos siempre han existido, pero nunca con la profusión y la variedad de diseños que tenemos hoy. El famoso sofá de media luna, que irrumpió con fuerza en España sobre 2015, dio el pistoletazo de salida a una estética donde se acomodaban mejor las butacas redondeadas y las mesitas redondas colocadas en grupos.

Esto causó furor durante el “maximalismo” que se vivió en aquellos años, antes de la llegada del estilo organicista mínima, que se impuso a partir de 2020. En este estilo, que mezcló lenguajes de la estética nórdica, japonesa,  y mediterránea, la curva no desapareció. Al contrario, se expandió por paredes, techos y hornacinas, reproduciendo las formas, texturas y colores de elementos naturales como piedras, arena o arcilla, que introdujo también en sus materiales.

Sofás y asientos curvos en oficinas

La curva como sinónimo de cercanía

Como apuntamos anteriormente, las oficinas modernas adoptaron inmediatamente el diseño curvo para llevarlo a sus espacios, sobre todo, a los sociales: desde los pequeños salones junto a un despacho de dirección, hasta zonas de recepción, comedor, reuniones informales, exteriores, etc. La integración del mobiliario curvo y otros elementos estructurales aportó dinamismo a los proyectos de oficinas, con un resultado, sin duda, positivo: eliminó la rigidez y sobriedad de los clásicos muebles de oficina, más solemnes y hieráticos, para crear espacios más familiares y amables, que se parecían más a una vivienda de lujo que a una oficina. Fue todo un acierto y obligó a la industria del mobiliario de oficina a acercarse y a tomar nota del diseño residencial.

Elementos curvos en la oficinaElementos curvos en la oficina

Efecto round y efecto rebote

Si hablamos de “efecto round” es porque produce un efecto rebote en los elementos que acompañan a los muebles curvos. Si el sofá es redondo parece necesario que las piezas que lo acompañan también lo sean. De ahí, que muchos elementos estructurales del interior se hayan contagiado del efecto y se ejecuten en curva para enfatizar en esa sensación de recogimiento. 

En oficinas, no solo vemos las zonas de estar, sino también, boots, los asientos individuales, mesas, celosías, librerías, iluminación, enfoscados, etc., que no solo acompañan a los sofás, sino que aportan su “curvacidad” al efecto global que se quiere conseguir.

Sofás y asientos curvos en oficinas

¡Larga vida a las curvas!

Lejos de desaparecer, estamos convencidos de que el efecto “round” tendrá tan largo recorrido como las líneas rectas del funcionalismo moderno que dominaron todo el siglo XX. La Naturaleza no es recta y constantemente nos está ofreciendo fuentes de inspiración para crear nuevos diseños. Prueba de ello son los asientos Stones de Limobel Inwo, con diferentes formas orgánicas que recuerdan a las piedras de río. De aspecto desenfadado, resultan sumamente funcionales y fiables para zonas comunes, ya que su estructura es de madera maciza revestida de espuma extra fuerte y patas antideslizantes. Además, se puede elegir el tapizado en gran variedad de colores, para adecuarlos al resto del mobiliario.

Lo curvo no solo es estéticamente agradable y acogedor, sino que también, en muchos sentidos, es práctico y preferible. En oficinas, por ejemplo, permite crear espacios de concentración para trabajar y zonas aisladas para trabajos individuales o en pequeños grupos. Además, ¿Quién dijo que hay que elegir entre lo curvo y lo recto? Está ampliamente demostrado que la Humanidad siempre ha vivido en la cuadratura del círculo.

Fotos: SnapShotOffice

INSPIRING MAGAZINE